Autos eléctricos, energías renovables y transformación digital

Nuestras ciudades están sobresaturadas de vehículos que provocan contaminación. La movilidad eléctrica es una de las grandes apuestas de las Smart Cities en las que se tiene por objetivo la mejora y el aprovechamiento de los diferentes recursos naturales.

El vehículo eléctrico como estrategia de movilidad sostenible, tiene el propósito de reducir las emisiones contaminantes y de gases de efecto invernadero, logrando mejorar la calidad del aire y salud de todos los ciudadanos; su rendimiento, velocidad y cero emisiones de gases proyectan a estos carros como la mejor opción y el camino hacia el cambio ambiental.

Según la Asociación Nacional de Movilidad Sostenible, Colombia encabeza el primer lugar de ventas de vehículos eléctricos en Latinoamérica, por encima de México, Chile y Ecuador, todo esto gracias al desarrollo, promoción y ofertas para la adopción de esquemas de incentivos económicos que impulsan la movilidad eléctrica sostenible.

El vehículo eléctrico contrario a lo que podría creerse, es una iniciativa que surge a mediados del siglo XIX y aunque en su momento se mostró como el medio de transporte del futuro, si figuraba ser el de mayor demanda por la población, en la actualidad ha logrado llegar a competir con los vehículos convencionales operados a través de combustible que lideran los mercados de la industria automotriz a nivel mundial.

Desde hace varios años la principal apuesta en términos de consolidar sistemas de movilidad que sean sostenibles y amigables con el medio ambiente, ha estado dirigida hacia los automóviles eléctricos. Este proceso ha sido posible, en gran medida, a que muchos países a nivel mundial han adoptado políticas y normativas que buscan regular y disminuir la cantidad de agentes contaminantes que son emitidos a la atmósfera, por lo que las diferentes empresas encargadas de la fabricación de autopartes se han visto en la obligación de sumarse a los requerimientos internacionales incluyendo vehículos eléctricos en su oferta de mercado.

Estos vehículos propulsados por uno o más motores eléctricos, se alimentan a través de una fuente externa que suministra energía eléctrica o de manera autónoma al tener instalados paneles solares o un generador eléctrico que transforme un combustible en electricidad como son los vehículos híbridos. Esta industria automotriz avanza hacia la digitalización integral, permitiendo una movilidad totalmente conectada, gestión del tráfico, monitorización para el mantenimiento, parking inteligente y eficiencia energética.

El futuro de las ciudades en términos de movilidad sostenible, recae en gran medida sobre la transformación del vehículo convencional al vehículo eléctrico, los diferentes gobiernos le apuestan al desarrollo de territorios inteligentes, renovados y transformados, es así como la movilidad ambiental se posiciona como potentes transformadores de la nueva era ambiental y tecnológica en el sector automotriz

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *